Archivo de la categoría: premio

Isabel García Mellado se cuela por las rendijas del espacio-tiempo

Isabel García Mellado (1977) es una poeta madrileña que debutó con el poemario Tic tac, toc toc (Ya lo dijo Casimiro Parker, 2009), al que han seguido siete libros más, todos ellos con hermosísimos títulos, por ejemplo: Cómo liberar tigres Blancos (Ya lo dijo Casimiro Parker, 2010) o La traductora de incendios (Valparaíso Ediciones, 2014).

isabelgmellado

Isabel García Mellado.

Su poemario más reciente es La casa de la cruz (Editorial Visor, 2016), poemario ganador en noviembre de 2015 del LXII Premio de poesía Ciudad de Burgos. También ha participado en el documental “Se dice poeta” de Sofía Castañón.

Su voz estremece, llena de luz, de imágenes y sugerencias que se cuelan como un susurro por todas las rendijas del espacio-tiempo.

El siguiente poema fue publicado en la antología Ultravioleta. Poesía ilustrada (2015) de Uxúe Juárez y Uxúe Arbe.

hoy

que mis monstruos son todos de papel

me voy a demorar en las frases que forman mis contornos con tus pliegues

mientras la tormenta se atraganta de lunes en un martes

sobre el resto de la gente

hoy

que queda un día para que sea mañana

y yo pueda saber qué significa mañana contigo

he conseguido salvar mi caja de madera del naufragio

y tú

parado en la ventana borras la lluvia

para traérmela en tus manos y en tu lengua

y así

yo

pierda el miedo de volver a ser naufragio

y tú te metas dentro de la caja de madera

y te salgas fuera

y yo

te deje

y yo

sea las gotas de esa lluvia

besándote la cara arriba abajo

hoy

que sólo queda un día para mañana

a mí aún me quedan restos de pelusas en la garganta

que tú sacudes como sombras y así

tú ventana y yo tu lluvia

yo tu voz tu espalda el sudor de la luna

soy dibujo de secretos que habitan  detrás de mi silencio

para que tú termines encontrando la llave de mi abismo

y luego correr del teléfono a los bares al colchón

y ser tu cuerpo

que protege del naufragio mi caja de madera

o ser la caja de madera en que te guardes

de todas las tormentas

y hoy que sólo queda un día para que sea mañana

y yo

recuerdo el dulce manotazo

con que me desnudaste por completo

y así

mi piel temblándonos el tiempo

que no, que a mí no se me pasan

ni la lluvia ni la magia ni la niña

ni la puta ni la herida

ni tú recuperándome de agua o yo

bañándote la cara con lo que tú

y hoy,

ya va a llegar mañana y tú

vas a encontrarte también tú

frente a un significado tan sencillo como es

saber lo que es mañana

y ser mañana

y ser conmigo

Isabel García Mellado

Anuncios

Martha Asunción Alonso o la magia de las palabras

martha-asuncion-alonso

La primera vez que leí a Martha Asunción Alonso (Madrid, 1986) me ocurrió algo insólito: tuve la impresión de que sus versos me salpicaban de colores, como si sus vocales estallasen sobre mí. Nunca antes me había ocurrido algo parecido. Pensé que era una auténtica maga de las palabras. Y la forma atraviesa junto con el fondo, y explota por dentro, hasta la emoción.

Esta poeta ha publicado los poemarios Cronología verde de un otoño (2009, Ediciones UCM), Crisálida (2010, Editorial Alhulia), Detener la primavera (2011, Ediciones Hiperión), La soledad criolla (2013, Ediciones Rialp) y Skinny Cap (2014, Libros de la Herida). En 2012, Detener la primavera recibió además el Premio Nacional de Poesía Joven Miguel Hernández del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

A continuación comparto un poema que forma parte de la antología No tan joven (2005-2015), publicada en 2015 por Ediciones del 4 de Agosto, que pertenece al poemario La soledad criolla, (RIALP, 2013).

 

Tocarte

 

 

Tanto poema por no poder tocar,

tener manos pequeñas para tu corazón.

No alcanzo aquel columpio de las fotografías,

universo simétrico, las dobles

sombras rubias. Te recuerdo pasando las hojas

de tu vida. Y una nube de té.

Entonces nos conocíamos apenas.

Tampoco eso ha cambiado, ni mi altura:

es demasiado el aire y yo no alcanzo,

no alcanzaré jamás a darte agua.

Créeme si te digo

que no quise tocarte de otro modo.

Como quien llena un vaso,

como si de tus sueños dependieran

los nenúfares. La piel

nunca fue lo importante.

 

Martha Asunción Alonso

 

 


Bilbao-New York-Bilbao, de Kirmen Uribe

Kirmen Uribe era un reconocido poeta en euskera cuando en 2009, tradujo al castellano su novela Bilbao-New York-Bilbao (Ed. Seix Barral), y recibió el Premio Nacional de Narrativa. Y es que Uribe sigue siendo un gran poeta cuando escribe en prosa. Hacía años que una novela no me atrapaba de esta manera. Qué poeta hay que ser para emocionar cada tres páginas -en ocasiones, cada tres lineas-, con tanta sutileza y con un lenguaje tan llano como profundo.

En su libro, Uribe rescata pequeñas historias del pasado de su entorno familiar en Ondarroa, un pequeño pueblo de pescadores de Vizcaya, como cuentos cercanos llenos de intensa realidad e intriga, o bien en forma de hermosas intrahistorias como la de la isla de St. Kilda, o la de las flores de vidrio de Harvard.

La novela pretende innovar en el aspecto formal del relato, y a pesar de que engarza el pasado y el presente con maestría, quizá no acierte en algún pasaje, pero la altura de sus cotidianos personajes y sus profundas reflexiones de filósofo descendiente de pescadores, y como tal, pegado a la realidad y a la tierra (en este caso, más bien al mar) merece todas las ovaciones. Qué hermosa narración. Cuánto brillo en los ojos al pasar sus páginas. Cuántas ganas de más. Muchas gracias, Kirmen.


Los Idiomas Comunes, de Laura Casielles

En las páginas de Los Idiomas Comunes (Premio Nacional de Poesía Joven Miguel Hernández 2012, ed. Hiperión), de la poeta y periodista asturiana Laura Casielles, hay brisas, colores y aromas conocidos: el té a la menta, el azul de la kashba, el olor de la henna.

Hay quien critica este hermoso y reflexivo poemario por exceso de luz, por ausencia de drama, y sugiere que la autora no conoce la sombra porque es muy joven. Pero de tan ausente, la sombra en sus palabras da sentido a todo, todo lo explica; está, sin ser mostrada.

Irradia luz madura. Desanda los caminos y ella sola desaprende. Desdibuja los mapas,  las fronteras erróneas tan torpemente rectas que nos fueron trazadas en los montes, los mares y los ríos, en los lomos del aire, sobre y bajo la piel, y desmonta esquemas prefijados de nuestra sociedad. Como una semilla radiante que se ofrece en la palma de la mano, sus versos son todo pureza, cargados de esperanza y de futuro.

Laura Casielles escribe dos blogs: http://www.trespies-delgato.com y http://www.expressdelgato.tumblr.com, y es parte del equipo del interesantísimo portal sobre el mundo árabe Aish.es, cuya sección de poesía árabe seguimos atentamente desde Sherezade En La Red y ofrecemos sus cinco últimas entradas en el lateral izquierdo de este blog.