Archivo de la categoría: festival de poesía

“Me desharé en palabras”, de Itziar Ancín, en Agosto Clandestino

Me desharé en palabras

El pasado 3 de agosto vio la luz el poemario Me desharé en palabras de Itziar Ancín, en la XIII edición del festival Agosto Clandestino de Logroño.

Se trata del número 195 de la colección Planeta Clandestino de Ediciones del 4 de Agosto, que recoge tantas y tan grandes voces de la poesía actual, y cuyo equipo de editores (Enrique Cabezón, Sonia San Román, Carmen Beltrán y Adrián Pérez Castillo, entre otros) ponen cada verano a su ciudad, Logroño, en el corazón del mapa poético.

                                          

 

El Agosto Clandestino de Logroño20170803_191357

El acto, celebrado en la Biblioteca de La Rioja, fue conducido por la escritora riojana Nerea Fernández, y como es habitual en Agosto Clandestino, unió dos voces poéticas. En este caso, las de dos poetas navarra y vasca: Itziar Ancín y Tere Irastortza, quien presentó un poemario bilingüe en euskera y castellano titulado Veleros que parecen gaviotas

Agosto-clandestino_Itziar-Tere (1)

Itziar Ancín, Nerea Fernández y Tere Irastortza, durante el acto en la Biblioteca de La Rioja.

Antes de empezar el acto,  los organizadores distribuyen entre el público asistente un ejemplar de cada uno de los dos poemarios que se presentan durante esa sesión, y que forman parte de la cuidada y artesanal colección Planeta Clandestino de Ediciones del 4 de Agosto, que en 2017 ha alcanzado su número 200. Posteriormente pueden adquirirse en librerías o solicitarse al correo electrónico de la editorial: 4deagosto@gmail.com .

Agosto-clandestino_Itziar-Tere (2)

El público, el pasado 3 de agosto, durante la presentación de los poemarios.

Uno de los momentos más emotivos del festival al finalizar cada acto, es la lectura de un poema por autor por parte de Luis Ruiz Dueñas: todo un clásico del Agosto Clandestino.

Y más tarde, el encuentro continua con una cena de escritoras y editores en La Mejillonera, en el centro de Logroño: momento fundamental para crear puentes de palabras y de futuro bañados de vino tinto riojano, para el intercambio de libros, firmas  y dedicatorias.

Agosto-clandestino_Itziar-Tere Nerea

Luis Ruiz Dueñas, durante su lectura de poemas que cierra los actos del festival.

En esta edición, el festival ha puesto el foco tanto en la denuncia de la situación de las personas refugiadas, a quienes dedicó el recital poético de su primera jornada, como en la celebración del centenario de la poeta Gloria Fuertes, en honor a quien ha publicado un “Clandestino”.

Pueden rastrearse los vídeos enviados por multitud de poetas de todas latitudes que se han sumado a la iniciativa de denuncia de la situación de los refugiados en las redes sociales utilizando los siguientes hashtags : #poesiarefugio #refugiadxs.

Agosto-clandestino_Final (9)

Sonia San Román, Itziar Ancín y Tere Irastortza, durante la cena posterior al acto en Logroño.

En esta entrada he tratado de transmitir la calidez y la luz de esta hermosa experiencia de publicar y participar en el Agosto Clandestino, un lugar de encuentro que atrae a poetas de distintas ciudades como un imán de palabras al que es difícil resistirse.

Más abajo comparto una pequeña selección de textos extraídos del poemario Me desharé en palabras:


ha amanecido una oruga
sobre mi piel
como una criatura que hubiera dado a luz mi fantasía
en forma de mujer-ciervo-agua-junco

un sendero donde ya no quedan las migas
que indican cómo volver a casa
se abre ante los brotes irreales que sobrevuelan la nieve

me pincho por querer alcanzar
un fruto rojo, escondido entre las matas e invisible

caen gotas tibias de mi sangre estéril y hermosa

un sol cegador confunde a la Tierra

***


Barcelona

la desesperación mordiéndole las tripas a la belleza

bricks de vino tinto
frente a los cristales modernistas de flores y libélulas azules

tus noticias que golpean la plenitud de este sol

de este hermoso e impostor

                                                      impropio cielo azul

***


AMOR

me faltan cuatro letras
y me sobra una palabra

necesito romper esa palabra
que tengo en desuso
para emplear las letras
que ahora mismo me hacen falta

***


te llamaré espejismo

naufragio en espiral
del barco, las cadenas

***


en cualquier momento
un ápice blanco
un destello
fuego en los ojos que se transforma
en río
en pájaro
lava de volcán maniatado
que se evapora
 
si no soy viento
al menos
me brotan atisbos de plumas en la piel
 
si no logro evaporarme

me desharé en palabras

***


me expandí, como una balsa de silencio
se derrumbaron los muros de mi casa
y floté entre la atmósfera y la galaxia
justo en medio, en la línea divisoria
nítida, blanca y azul

sin traje de astronauta

 

Itziar Ancín, Me desharé en palabras, ( Colección Planeta Clandestino. Ediciones del 4 de Agosto, Logroño, 2017).

 

Anuncios

Informe para Costa Rica

Quiero compartir un hermoso poema, necesario y desgarrador, que en la voz del Niño de Elche se convierte en un himno.

Este tema forma parte de su álbum Voces del extremo (2015), en el que el cantaor da vida a los textos de distintos poetas, relacionados con el festival de poesía comprometida que tiene lugar en Moguer (Huelva), desde hace ya 18 años. Los poetas cuyos poemas se hacen carne en boca del Niño en este disco son Begoña Abad, José Luis Checa, Antonio Orihuela, Inma Luna, Francisco Fenoy Rodríguez, Bernardo Santos, Jorge Riechmann, Conrado Santamaría, Antidio Cabal y Enrique Falcón.

En el plano musical, este artista inclasificable canta flamenco, fusionado con géneros como el kraut rock, el ambient o la new wave de finales de los 70 y principios de los 80. El Niño le imprime alma y emoción y desarma a su público, a veces con un enorme sentido del humor; otras, sorprendiéndolos con un extraño sonido que no esperan. Y sobrecoge con su susurro estremecedor y su llanto épico.

Esta canción forma parte de mi himno personal de Voces del extremo 2016, y no puedo dejar de recomendarlo. Se trata de un poema de Antidio Cabal y dice así…


Moguer, la luz con el tiempo dentro

Moguer, el pueblo natal de Juan Ramón Jiménez, acoge desde hace 18 años el festival de poesía comprometida Voces del extremo.  Las calles luminosas del pueblo onubense se llenan de poetas a todas horas.

IMG-20160728-WA0007

Recitando Ausencia, con Pablo Müller.

Por la mañana, ocupan las plazas y acto seguido, recitan en la casa donde nació el poeta. Por la tarde, se trasladan a la Fundación que el pueblo dedicó a Zenobia Camprubí y Juan Ramón, y los recitales continúan en su espléndido patio andaluz, lleno de enredaderas, versos pintados en los azulejos, lavadero y hasta burrito de bronce a escala real. Y al atardecer, salen de nuevo a la calle. Tras la cena, continúan alzando sus voces en la peña flamenca, precedidos a veces de un conciertos o una performance.

Este mes de julio, he tenido la suerte de participar, compartiendo mis versos en el patio de la Fundación, en un momento irrepetible, junto con María Cano, y acompañada en el poema Ausencia por el poeta bilbaíno Pablo Müller.


Fue el 28 de julio, el segundo día del festival, cuando irrumpió en el patio el mismísimo Platero, que todos los años aparece en algún momento inesperado, ante las sonrisas cómplices de los veteranos, y especialmente, la de su organizador, Antonio Orihuela, poeta también natural de Moguer, y artífice de tantas maravillas y tanta magia condensadas a lo largo de cuatro días. De hecho, un rebuzno de Platero dio inicio a nuestra aportación al festival, dándonos a su manera la bienvenida.


Moguer está plagado de homenajes de lo más hermosos al Nobel de Literatura. En la oficina de turismo local, se entrega al visitante el Pasaporte Platero, y en cada atracción turística que aparece en él, se puede solicitar el sello de un burrito. Al alcanzar los 100 puntos, el premio es una edición de Platero y yo. Además hay una colección de esculturas por todo el pueblo con personajes del libro, y azulejos con citas del poeta en cada rincón. Todas las personas nos atendieron en la Fundación, la Casa Natal y el Archivo con una complicidad y un amor por Juan Ramón y por la poesía que no olvidaremos.