Proust, explorador de lo invisible

Hoy he terminado mi primera lectura de Marcel Proust. Se trata de la novela Por el camino de Swann, que es parte de su obra maestra En busca del Tiempo Perdido. En esta novela, las notas de una sonata de Vinteuil, le sirven para reflexionar sobre el alma y el papel del artista en revelarnos su esencia, y le llevan a afirmar lo siguiente:

“El campo que se abre al pianista no es un mezquino teclado de siete notas, sino un teclado inconmensurable, desconocido casi por completo, donde aquí y allá, separadas por espesas tinieblas inexploradas, han sido descubiertas algunos millones de teclas de ternura, de coraje, de pasión, de serenidad que la componen, tan distintas entre sí como un mundo de otro mundo, por unos cuantos grandes artistas que nos han hecho el favor, despertando en nosotros la equivalencia del tema que ellos descubrieron, de mostrarnos la gran riqueza, la gran variedad oculta, sin que nos demos cuenta, en esa noche enorme, impenetrable y descorazonada de nuestra alma, que consideramos el vacío y la nada”.
Y que “reconocemos extáticos cuando algún explorador de lo invisible captura una de ellas y le trae de ese mundo divino donde le es dado penetrar para que brille unos momentos encima de nuestro mundo”.

Mágicas palabras, las del propio Proust, para describir e inmortalizar los misterios del alma humana, y a la vez, su propia grandeza.

Vale la pena escuchar el fragmento de la sonata de Vinteuil que Proust comparte en su novela, invitándonos a sentir lo mismo que él:

Anuncios

Acerca de itziarancin

Comunicadora para el desarrollo con perspectiva de género, escritora y viajera. De Pamplona, con historia en India, Marruecos y Uruguay. Ver todas las entradas de itziarancin

4 responses to “Proust, explorador de lo invisible

  • Alberto

    Proust es lo mejor del mundo!!!!!

  • Luis Tarrafeta

    Ya sabes que yo no he leído al monstruo de las magdalenas, pero curioseando un poco me he encontrado con esto: http://es.wikipedia.org/wiki/Guillaume_Lekeu

    Por lo demás, qué decir. Creo que el artista-explorador lanzándose, lanzándose a la niebla, tratando de encontrar y traer de vuelta fragmentos de alma humana existió y, en alguna medida, existe y existirá. Pero que ha sido suplantado por el artista metodológico, procedimental, corporativo e incluso urbanista. Lo cual no me parece necesariamente malo. Pero me temo que Marcel se decepcionaría bastante…

    • itziarancin

      Luis, no creo que esté tan reñido el modo de ser artista de Proust, explorador de lo invisible, con los artistas metodológicos y procedimentales. Hay mucha intuición, pero también mucho análisis interior en sus páginas… y tanto y tan bien hecho, y sin que se note!
      Y se puede explorar lo invisible igualmente en la ciudad, ¿por qué no? No veo frontera entre Proust y los y las artistas urbanos. El alma humana está igualmente entre el hormigón.
      Cuando quieras preparamos unas magdalenas y unos tés y hacemos merienda literaria en toda regla, con música de fondo Lekeu o de Vinteuil. Yo sé de una filósofa que se apunta seguro. Y me pregunto, le gustarían a Proust los cupcakes ; )?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: