Archivo mensual: abril 2012

Un poema de Suheir Hammad

Suheir Hammad, via pousta.com

Suheir Hammad, escritora y activista política, nació en un campo de refugiados palestinos en Amman, Jordania, y desde los 5 años vive en Estados Unidos. Ha sido premiada por su poesía deslumbrante, sobrecogedora, contundente y desgarrada. Escribe contra la guerra, y en sus textos están muy presentes las mujeres y la lucha por la paz.
Imposible la indiferencia ante poemas como esta Ruptura en racimo.

RUPTURA EN RACIMO

(Traducción del inglés: Laura Casielles)

Toda la Historia Sagrada, prohibida.
Libros no escritos predijeron el futuro, proyectaron el pasado
pero mi cabeza desenvuelve lo que parece no tener límite,
la violencia creativa del hombre.

¿Qué hijo, el de quién, será?
¿Qué hijo varón perecerá un nuevo día?
La muerte de nuestros niños nos impulsa.
Acariciamos cadáveres.
Lloramos mujeres, es complicado.
A las putas les pegan a diario.
Se obtienen beneficios, se ignora a los profetas.
Guerra y diente esmaltaron, echaron sal, a infancias de limón.
Todos los colores corren, nadie es firme.

No busques sombra detrás de mí. La llevo dentro.
Vivo ciclos de luz y oscuridad.
El ritmo es mitad silencio.
Lo veo ahora, nunca fui una y no la otra.
Enfermedad, salud, violencia tierna: pienso ahora que nunca fui pura.
Antes que forma fui tormenta, ciega, tonta – aún lo soy.
La Humanidad se contrae ciega, maligna.
Nunca fui pura.

Niña consentida antes de madurar.
El lenguaje no puede reducirme.
Experimento de manera exponencial.
Todo es todo.
Una mujer pierde 15, puede que 20, miembros de su familia.
Una mujer pierde seis.
Una mujer pierde su cabeza.
Una mujer busca en los escombros.
Una mujer se alimenta de basura.

Una mujer se pega un tiro en la cara.
Una mujer le pega un tiro a su marido.
Una mujer se amarra.
Una mujer da a luz a un bebé.
Una mujer da a luz a las fronteras.
Una mujer ya no cree que el amor la encontrará algún día.
Una mujer no lo creyó nunca.
¿Adónde van los corazones de los refugiados?
Rotos, insultados, colocados en un lugar de donde no son,
no quieren que no se les vea.
Enfrentados a la ausencia.
Lloramos al otro o no significamos nada de nada.

Mi espina se curva en espiral.
El precipicio corre hacia y desde los seres humanos.
Dejamos atrás bombas de racimo.
Minas de facto.
Dolor en llamas.
Cosecha tabaco contaminado.
Cosecha bombas.
Cosecha dientes de leche.
Cosecha palmas, humo.
Cosecha testigos, humo.
Resoluciones, humo.
Salvación, humo.
Redención, humo.

Respira.

No temas
a lo que ha estallado.

Si has de hacerlo,
teme a lo que no ha explotado aún.

Suheir Hammad


Como la Cenicienta

-“Irene, ¿sabes que la tía sale algunas noches a bailar, como la Cenicienta? Se pone muy guapa: un vestido dorado y zapatos de cristal”.

La niña, con la cena en el plato, mira a su madre con los ojos muy abiertos e iluminados.

-“Nooo…”, le responde, incrédula.

Me mira su madre e insiste:

-“Tita, ¿a que es verdad?”

– “Sí, algunas noches, cuando estáis durmiendo, yo salgo a bailar. Hoy, voy a salir, como la Cenicienta”, replico yo con mirada pícara y una sonrisa de oreja a oreja.


Mero amor, de Ana Jaka

Mero amor. Línea discontinua es el último poemario de la poeta vasca Ana Jaka. Lo dio a luz en 2009, publicado por el Grupo Cultural Bilaketa de Aoiz, dentro de su Biblioteca Joven. En 2007, Bilaketa reconoció su trayectoria con el premio Francisco Ynduráin para escritores jóvenes.

La voz de esta poeta es fresca y nueva. El libro está compuesto en realidad de dos poemarios, cuyos poemas, redondos y sin fisuras, como las joyas, muestran con tenaz oficio y delicada intuición el día a día del amor, las emociones que producen detalles como tropezarse con las zapatillas de casa de la persona amada, sentirla y llegar hasta ella a través del hueco que en ese momento no ocupa. Repasa también en sus poemas un diario acerca de la pérdida.

Ana Jaka recita sus poemas en este vídeo:


Chagall, el poeta de la luz

Circo azul (1950), Marc Chagall

El Museo Thyssen y la Fundación Caja Madrid ofrecen del 14 de febrero al 20 de mayo un evento importante para señalar en la agenda: una exposición de Marc Chagall. Todo un regalo.

POETA DE LA LUZ

Azul y rojo, noche grumosa y luz
pestañas largas y vestidos de novia
en tu lienzo de amor,
de pájaros, violines
de tu tristeza algodonada.

Un dragón en la noche
con ternura de pato para volar en ti:
ese es mi paraíso.

Quiero que me salpiques,
sumergirme en tus sueños.

Tú creaste ese mundo, luego también existe.

Itziar Ancín